Cómo gestionar eficazmente las microrredes: Cambio de carga para sistemas conectados a la red

Kiesse Sita-Kengue

Las microrredes -un mercado cuyo valor se prevé en 47.400 millones de dólares para 2025- son sin duda el futuro de la generación de energía distribuida.


El objetivo de este artículo no es explicar por qué las microrredes están alcanzando el nivel de madurez, sino cómo se puede gestionar una microrred entre diferentes plantas de generación de energía, como el sistema solar fotovoltaico, los grupos electrógenos o el BESS (sistema de almacenamiento de energía en baterías) a través de un controlador de microrredes.

¿Qué es una microrred?

Una microrred es una red de distribución de energía que se basa en medios locales de producción de electricidad. Está diseñada para funcionar de forma independiente o sincronizada con la red nacional dentro de una zona definida. Es necesario garantizar la producción y distribución de electricidad para que las zonas o edificios puedan asegurar su actividad económica y beneficiarse de una energía fiable. También es una oportunidad para aprovechar la energía limpia distribuida y renovable. Una microrred puede estar compuesta típicamente por fuentes de energía renovable, BESS, la red de la compañía eléctrica (cuando está disponible), generadores de combustible o grupos electrógenos y la carga. Si quieres saber más sobre el tema de las microrredes, aquí tienes una gran lectura:  “¿Qué es una microrred híbrida solar?”

 

A través de una serie de artículos, exploraremos diferentes tipos de casos para proyectos detrás del contador, es decir, microrredes que alimentan edificios comerciales e industriales.

Cambio de carga en las microrredes

Cuando se utiliza en un proyecto con un BESS, el cambio de carga es un método que se aplica durante las horas de menor consumo y que reducirá el gasto de la compañía eléctrica. Siguiendo los precios de las horas punta, la batería se carga cuando la electricidad es más barata y se descarga cuando es más cara. A diferencia de muchas estrategias de ahorro energético, el desplazamiento de la carga aborda el “cuándo” y no el “cuánto”.

El desplazamiento de la carga no reduce la cantidad de energía utilizada, pero el proceso de reprogramación permite la consiguiente reducción de los gastos. La mayoría de los centros comerciales e industriales nunca funcionan de forma constante. En este caso, la demanda de energía sólo aumenta durante las horas de funcionamiento. Cargar un BESS durante las horas valle y descargarlo durante las horas operativas permite reducir considerablemente los gastos de demanda máxima. La mejor manera de realizar el cambio de carga es combinarlo con un controlador de microrred y una plataforma de monitorización de energía como ePowerControl MC y ePowerMonitor.

Modo de funcionamiento del controlador de la microrred

Para las aplicaciones de cambio de carga, el modo de funcionamiento es bastante sencillo. El BESS puede ponerse en dos modos:

 

  • El modo de autoconsumo del BESS: En este modo, el BESS recibe órdenes del controlador de la microrred para cargar con el exceso de producción solar fotovoltaica o descargar su energía para apoyar a las otras unidades a satisfacer la demanda de potencia activa de la carga.
  • El modo de carga fija del BESS: En este segundo modo, el BESS se controla para cargar a una potencia fija hasta que se alcance un determinado estado de carga.

 

El controlador orquestará el uso del BESS para ayudarle a reducir sus gastos. Recomendamos utilizar ePowerControl MC y ePowerMonitor para gestionar sus microrredes de forma eficiente. 

Así pues, si quiere maximizar la rentabilidad de su sistema de microrred híbrida, solicite una llamada de uno de nuestros expertos en microrredes. 

¿Cuál es el caso de negocio para esta aplicación de la microrred?

El uso de BESS en una microrred sólo para aplicar una filosofía de cambio de carga no es económicamente rentable en la mayoría de los países. Sin embargo, esta aplicación de cambio de carga puede reducirse significativamente cuando se combina con otras aplicaciones como:

  • Penetración máxima de la energía solar: en algunas aplicaciones de C&I alimentadas con energía solar, la producción solar puede sobreproducir en comparación con la carga. Si se instala un BESS para almacenar la energía solar principalmente, el BESS puede utilizarse también para una aplicación de desplazamiento de carga.
  • Aplicación de respaldo: en algunas aplicaciones C&I, los BESS se instalan para garantizar un respaldo en caso de fallo de la red. En este caso, los BESS pueden tener en cuenta las tarifas pico y las tarifas valle para minimizar el coste de la compra de electricidad.

En las próximas semanas, publicaremos un nuevo artículo sobre las aplicaciones de respaldo del grupo electrógeno BESS solar en la red.

Síganos en Linkedin para que le avisemos de nuestro próximo artículo.

Le puede interesar